Fuente Inagotable de Salud y Vida

Termales

IMG-20141204-WA0004
LAS AGUAS TERMALES Y SUS PROPIEDADES CURATIVAS

Existen dos tipos de aguas termales de acuerdo a su origen geológico, las magmáticas y las telúricas. El tipo de terreno del que aparecen es una de las principales diferencias entre ambas las aguas magmáticas nacen de filones metálicos o eruptivos, mientras que las telúricas pueden aparecer en cualquier lugar.

La temperatura de las aguas magmáticas es más elevada que la de la telúrica. La primera tiene por lo general temperaturas mayores a los 50º C, mientras que las de origen telúrico pocas veces lo hacen. Por otro lado, gracias a que las aguas telúricas son filtradas, estas poseen menor cantidad de mineralización que las magmáticas. Los elementos más comúnmente encontrados en las aguas magmáticas son arsénico, boro, bromo, cobre, fósforo y nitrógeno. Las aguas telúricas tienen por lo general bicarbonatos, cloruros, sales de cal y otros.

Una característica importante de las aguas termales es que se encuentran ionizadas. Existen dos tipos de iones, los positivos y los negativos. Contrario a su nombre, los positivos no le traen beneficios al cuerpo humano, y por el contrario, son irritantes. En cambio, los iones negativos tienen la capacidad de relajar el cuerpo. Las aguas termales se encuentran cargadas con iones negativos.

 

Efectos de las aguas termales en el cuerpo humano

Las aguas termales actúan de muchas maneras en el desempeño y equilibrio de las funciones orgánicas.

  • Por el aporte de sustancias inorgánicas a través de la ingestión de agua o por ósmosis a través de la piel, la cual depende de la cantidad de minerales existentes, de la temperatura del agua y de la duración del baño.
  • Por sus efectos térmicos.
  • Por su acción en articulaciones, músculos y tendones optimizando la mecánica corporal.
  • Por las modificaciones físico – químicas que produce.
  • Por sus efectos auto-tóxicos e incremento de los mecanismos de defensa.

Por efecto del calor aumenta la dilución del plasma, se incrementa el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos (leucocitos) y disminuyen los cosinofilos. La presión cardiaca sube si la temperatura es alta. Si el calor es moderado, en algunos casos hay disminución de ambas presiones o un incremento de la siastólica y una disminución de la diastólica.

Otras modificaciones debidas al calor son el aumento de la secreción de A.C.T.H. Cortisona y aldisteroica. En el músculo produce relajación y es el agente físico más utilizado para suprimir la espasticidad.

Incrementa la sudoración. En el riñón produce disminución de la formación de orina y aumento de su densidad, disminuye la eliminación de urea y cena porque se elimina con el sudor. El calor local no debe sobrepasar los 50° C para evitar quemaduras. El calor incrementa la temperatura de la piel primero, después la del tejido subcutáneo y con mayor lentitud el tejido muscular y articulaciones. Para llegar a esta última etapa tarda 15 minutos. Las modificaciones físico-químicas a nivel de la piel produce modificaciones del PH cutáneo y aumento del intercambio de sustancias a través de la piel.

El baño en aguas termales aumenta la temperatura del cuerpo, matando gérmenes, entre ellos virus, además aumenta la presión hidrostática del cuerpo, por lo que aumenta la circulación sanguínea y la oxigenación. Este aumento en la temperatura ayuda a disolver y eliminar las toxinas del cuerpo.

Al aumentar la oxigenación, el baño en aguas termales hace que mejore la alimentación de los tejidos del cuerpo en general, motivo por el cual aumenta el metabolismo, estimulando al mismo tiempo las secreciones del tracto digestivo y del hígado, ayudando así a la digestión. El baño repetido (especialmente en periodos de 3 a 4 semanas) puede ayudar a normalizar las funciones de las glándulas endocrinas, así como el funcionamiento en general del sistema nervioso autonómico del cuerpo. También existe un mejoramiento y estímulo del sistema inmune, relajación mental, producción de endorfinas y regulación de las funciones glandulares. Muchos de estos efectos se deben al consumo del cuerpo de minerales como dioxido de carbono, azufre, calcio y magnesio.

Hay enfermedades de la piel que pueden tener una marcada mejoría por baños en aguas termales (en especial si estas contienen azufre). Las enfermedades que más se benefician son la psoriasis, la dermatitis y las enfermedades por hongos. En algunas ocasiones también ayudan en la cura de heridas y de otras lesiones de la piel.

Enfermedades crónicas que se ven beneficiadas con el uso de la balneoterapia:

  • Enfermedades reumáticas crónicas
  • La recuperación funcional de la neuroparálisis central y periférica
  • Algunas enfermedades metabólicas como la diabetes, la obesidad y la gota
  • Problemas gastrointestinales crónicos
  • Enfermedades respiratorias leves
  • Problemas de la circulación
  • Enfermedades crónicas de la piel
  • Enfermedades relacionadas con el estrés y otras de tipo psicosomático
  • Secuelas de trauma
  • Enfermedades ginecológicas crónicas.

Algunas recomendaciones generales para el uso de las aguas termales son:

  • Siempre es mejor consultar con su médico antes de utilizar la terapia con aguas termales en caso de que se encuentre embarazada o tenga alguna enfermedad.
  • Evite bañarse solo en aguas termales, los adultos mayores las deben de usar con precaución y no las utilice si se encuentra bajo el efecto del alcohol o alguna droga.
  • Si toma medicamentos para enfermedades del corazón tenga cuidado.
  • No se sobrecaliente, manténgase bien hidratado y si padece de enfermedades de la piel que sean contagiosas, utilice piscinas privadas.
  • Las aguas termales deben alternasen cada 15 minutos con agua fría

2 respuestas a Termales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *