Fuente Inagotable de Salud y Vida

Propiedades curativas del Agua termal

En la actualidad la cura termal es uno de los sistemas terapéuticos que ha adquirido mayor trascendencia. Cuando una persona se expone a un baño termal, recibe la acción directa de la temperatura en forma de shock, y los minerales comienzan a ser absorbidos en pequeñas concentraciones por la piel. Una vez en el organismo, los minerales son depositados en el tejido celular subcutáneo, y desde ahí ejercen su acción activando el metabolismo orgánico a través del eje hipotálamo-suprarrenal.

El secreto termal estriba en el juego rítmico que se provoca, traduciéndose en tensión-relajación / actividad-reposo. La acción de este tipo de aguas sobre el organismo es múltiple y completa. Entre las propiedades curativas que poseen, se destacan las siguientes:

  • Estimulan las defensas del organismo.
  • Depuran la sangre, eliminándose las toxinas y productos de desechos por la sudoración y diuresis que provocan.
  • Reactivan el metabolismo retardado en muchos reumáticos.
  • Tienen poder desestabilizante sumamente útil, considerando la participación alérgica en el orden de las afecciones reumáticas.
  • Reeducan el sistema termorregulador, de enorme importancia en el reumático que ha perdido su capacidad de reaccionar y adaptarse a los cambios del medio ambiente.
  • Su poder analgésico y calmante de dolores es bien conocido.
  • Relajan los músculos y por su acción revulsiva y resolutiva, actúan sobre los edemas, tumefacciones y procesos crónicos fibrosos.
  • Sedan el sistema nervioso.
  • Reconstituyen y tonifican.
  • Modifican el terreno reumático en modo significativo.
  • Ejercen acción miorelajante, sobre las contracturas y rigideces neuro-músculo-osteo-articular, de capital importancia en los tratamientos de rehabilitación y reeducación músculo esquelética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *